jueves, 12 de febrero de 2009

Gran redada en peluquerías chinas por supuestas actividades sexuales


Gran redada en peluquerías chinas por supuestas actividades sexuales

• Guardia Urbana y Policía Nacional revisaron 17 negocios en cinco distritos
• 48 personas fueron detenidas y en 14 locales se detectaron diversas infracciones










Momento en que los agentes policiales inspeccionan un local y la situación de sus trabajadores, ayer. Foto: JULIO CARBÓ

PATRICIA CASTÁNBARCELONA
Las muchas protestas vecinales de los últimos meses contra peluquerías chinas donde supuestamente se ejerce actividad sexual se tradujeron ayer, finalmente, en una gran redada simultánea en 17 negocios asiáticos de este tipo en el Eixample, Sants-Montjuïc, Gràcia, Horta y Sant Martí, en 14 de los cuales se detectaron distintas infracciones. La Guardia Urbana realizó inspecciones administrativas, ante presuntas actividades económicas no autorizadas por las licencias correspondientes, mientras que agentes del Cuerpo Nacional de Policía trasladaron a comisaría a 88 chinos, la mayoría mujeres, al no llevar su documentación. Un total de 30 fueron detenidos por estar en situación irregular en España, mientras que 18 fueron arrestados por delitos contra los derechos de los trabajadores.Los residentes de bloques próximos a algunos nuevos negocios de peluquería y estética chinos han denunciado con insistencia la sospechosa actividad que se lleva a cabo en muchos de estos establecimientos, con gran trasiego de clientes masculinos y horarios dilatados hasta la noche. Coloquialmente se las conoce como "peluquerías con final feliz". La Guardia Urbana realizó una primera inspección hace dos semanas en dos negocios situado en la calle de Diputació, 333 y en Roger de Flor, 142, donde ya se comprobó que las licencias no se ajustaban a las actividades y que parte del personal estaba en situación irregular. Entonces se inició una investigación, a distancia, de la rutina de distintos locales sobre los que había quejas.Finalmente, ayer, en la operación Permanente, coordinada entre la Guardia Urbana y el CNP, se desplegaron 70 agentes, en grupos de al menos cuatro, más inspectores municipales y de trabajo, para realizar una redada simultánea en 17 peluquerías. El objetivo era evitar que los titulares de los negocios, que en muchos casos están conectados, se avisasen entre sí, explicaron fuentes de la Guardia Urbana.El saldo final de las operaciones constató infracciones en 14 de los locales e incluyó el traslado a comisaría de 88 personas, de las que 48 fueron detenidas, tanto por situación irregular de los inmigrantes como por falta de contratos laborales. En algunos casos también se localizaron condones y otros indicios de actividad sexual, aunque la investigación sigue abierta a la espera de que se produzcan detenciones por delitos de explotación sexual.CAMILLAS Alas 17.30 horas, según pudo presenciar EL PERIÓDICO, un equipo entró en la peluquería ubicada en el número 116 de la calle de Floridablanca. Los agentes de la Guardia Urbana procedieron a comprobar la actividad que se realizaba en el interior del local, más allá de la peluquería que queda a la vista del público, mientras la policía trataba de identificar a los empleados. La mayoría de las siete personas (cinco mujeres y dos hombres) dijeron no llevar encima su documentación, aunque dos de ellos mostraron papeles falsos, cuyas fotografías no se correspondían claramente con sus rostros.En el interior, al menos tres clientes de mediana edad se vistieron apresuradamente, mientras las supuestas masajistas, en minifalda, salían de las cabinas. El local ofrece masajes a 20 euros la hora en su cartel de la puerta, aunque su licencia es de peluquería y no autoriza ni tan siquiera estos servicios, al carecer de los necesarias condiciones sanitarias. Los agentes también trataron de buscar indicios de actividad sexual, denunciados por residentes de la zona.Los policías informaron a los atemorizados clientes de que, incluso en el supuesto de actividad sexual, no tenían que temer sanciones. El proceso administrativo se limita a los titulares del negocio, por incumplir con su actividad autorizada.Este local del Eixample --de estética similar a otros muchos que se extienden por toda la ciudad-- cuenta con varias cabinas, también en la planta superior, habilitadas únicamente con una camilla, crema y papel higiénico. Las chicas que supuestamente hacían masajes se apresuraron a llamar con el móvil a algunos compatriotas, para alertarlos.
La oferta de estética se suele completar con felaciones
EL PERIÓDICO
Las denuncias realizadas por vecinos que han llegado a colarse como clientes en algunos de estos locales refieren ofertas de felaciones y masturbación, como complemento ofrecido tras un corte de pelo o masaje. Fuentes policiales confirman que en la mayoría de locales bajo investigación no se tiene conocimiento de que se ofrezcan relaciones sexuales completas.

ARTICULO PUBLICADO EN "EL PERIODICO"