La última moda en chicos las uñas pintadas La última moda en chicos: las uñas pintadas
Hace unos años la palabra “metrosexual” se introducía de lleno en numerosas conversaciones en nuestra sociedad. De la mano del popular futbolista David Beckham empezó a ponerse de moda un hombre que cuida su físico tanto como una mujer. Pieles perfectas, cabellos con mechas, torsos depilados… un aspecto innovador que causó sensación a finales de los 90 y que fue dando paso a otras definiciones posteriores dentro de la estética masculina.
La empresa cosmética encontró en esta nueva situación todo un filón y así aparecieron nuevas marcas de cuidados para el hombre, como otras ya existentes entre el público femenino se expandieron hacia el masculino. Todo ello hasta el día de hoy, en el que podemos ver que el uso de exfoliantes, contornos de ojos y cremas reductoras son tan habituales entre los hombres como entre las mujeres. Una moda que parece que ha venido para quedarse.

En la actualidad, el estilo del metrosexual ya no se lleva tanto, puesto que estamos en una época en la que “vuelve el hombre” y lo que gusta ahora es una estética más tradicional: se recupera el pelo en el pecho y triunfan la barba y el bigote. Lo curioso es que precisamente ahora, cuando vemos que está en auge un look más “rústico” se impone entre los hombres una nueva moda que no ha dejado indiferente a nadie: las uñas pintadas en vistosos colores. Una tendencia que se está haciendo cada vez más popular y que ha sido acogida con gran agrado entre famosos y anónimos.
La moda de las uñas pintadas en los chicos no está para nada reñida con la típica imagen de “macho-man”, y así pudimos observarlo en famosos de la talla de Al Pacino o Johnny Depp. Azules, rojos, morados y hasta dorados metalizados son los colores que este verano lucirá el hombre tanto en manos como en pies, habiendo ya marcas especializadas en cosmética y maquillaje para el hombre que han sacado su propia colección de barnices para chico. Eso sí, si te animas a pintarte las uñas, asegúrate de llevarlas bien arregladitas.